La Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria, ARCA, nace en el año 1.984 cuando un grupo de personas diversas, alarmadas por el  continuo aumento de las agresiones al medio natural en Cantabria, consideraron  necesario e inaplazable organizarse y hacer algo al respecto, ante la falta de respuesta de las instituciones, partidos políticos y movimientos sociales.

Desde el principio ARCA se orienta como una asociación independiente de entidades políticas, económicas e ideológicas de cualquier índole, dedicada a la defensa del medio natural y medio ambiente con el adecuado asesoramiento técnico y científico. Comprometidos con un estilo serio, realista y eficaz, se establece el principio de basar las posiciones de la asociación en criterios científicos y de no plantear críticas sin ofrecer alternativas.   

Las primeras campañas fueron en defensa del bosque, del acebo, del urogallo cantábrico, las aves migratorias y las aves insectívoras, obteniendo todas ellas  amplia difusión y apoyo social.

ARCA pronto se comprometió junto a otros colectivos sociales en la lucha por la defensa del litoral. Así la histórica y referencial Campaña en Defensa de  Oyambre, que culminó con la declaración del Parque Natural de Oyambre, y la Campaña en Defensa de las dunas de Somo. Igualmente la asociación  presentó  una propuesta para la declaración de las dunas de Liencres como Parque Natural. ARCA obtiene su primer éxito de alcance nacional, al lograr conjuntamente con la SEO (Sociedad Española de Ornitología) la condena del estado español por parte de la Unión Europea, debido a la mala gestión de las Marismas de Santoña. Proceso que culminará con la declaración de la Reserva Natural de las Marismas de Santoña.

En los años 90 la asociación se consolida, experimentando un considerable  crecimiento de voluntarios y asociados. Participa activamente en el movimiento inter-regional que consigue la declaración del Parque Natural de Picos de Europa y se obtienen  importantes éxitos en los territorios de montaña de Liébana y Campoo evitando la construcción de carreteras o estaciones de esquí en áreas naturales de alto valor y hábitat del oso pardo. Igualmente la asociación logra que se apruebe una ley de protección animal en Cantabria.

Con la campaña en Defensa de la Playa de la Arena, de amplia relevancia social y mediática, ARCA consiguió su primer gran éxito jurídico: la anulación del plan urbanístico de un ayuntamiento costero (Arnuero). 

Paralelamente, en esa década se inaugura el primer gran proyecto educativo de participación ambiental con voluntariado: mediante el Proyecto Trenti, cientos de voluntarios de la más diversa edad y condición plantaron durante 10 años masas de arbolado autóctono en terrenos municipales de montaña del oriente de Cantabria, consiguiendo el resultado final de 175.000 árboles plantados. Este proyecto alcanzó un formidable reconocimiento social, al posibilitar a la población  hacer algo concreto y útil, para la mejora de la naturaleza cántabra.

En la década del 2.000 ARCA alcanza notoriedad, por sus éxitos judiciales en las denuncias contra la construcción abusiva en la zona litoral. En total 859 viviendas ilegales con sentencia de derribo. Con ello se disuadió de la ejecución de miles de viviendas en otras importantes zonas costeras y del interior.

En la actualidad ARCA amplía sus líneas de actuación, adaptándolas a las circunstancias del momento: así, a la defensa del territorio, se unen iniciativas contra el cambio climático, la contaminación lumínica, las basuras, los incendios forestales, las talas abusivas y las pistas ilegales, la protección de especies animales emblemáticas y la presentación al Parlamento Regional de un borrador de ley para la protección del arbolado urbano.

Pasadas tres décadas, las señas de identidad de ARCA siguen siendo las mismas: independencia, análisis rigurosos, gran proyección mediática y social, la formación, divulgación, todo ello con un sólido asesoramiento técnico medio ambiental o jurídico en denuncias y recursos ante los tribunales y la Administración, que tan buenos resultados han proporcionado. La importante involución ambiental experimentada en los últimos años, siguen haciendo de ARCA una asociación referente y necesaria.